29261974106_842e8cc9bc_o

Reserva Morombi

Elton Núñez - Tetsu Espósito



Compartir en

Tuvimos la oportunidad de visitar la Reserva Morombí en compañía del biólogo y ornitólogo Alberto Esquivel, que realiza un monitoreo de especies en distintos lugares del país. La reserva está ubicada a 283 Km de Asunción y es un área protegida de más de 25.000 hectáreas, la misma forma parte del Bosque Atlántico de Paraguay, comprendida entre una de las 200 regiones más amenazadas del planeta y tiene una gran importancia a nivel país dado que brinda un equilibrio del régimen de las lluvias, biodiversidad, entre otros.

En esta zona aún se pueden ver grandes mamíferos como el jaguareté, el mborevi, el puma, monos, armadillos, pacas, jagua yvy vy, venados, pecaríes y un gran número de mamíferos pequeños. Entre las aves aún encontramos varias especies de loros, el águila harpía, el pájaro campana, y muchas más. La reserva constituye un activo natural de gran importancia para el país que a continuación compartimos contigo. Total de fotos: 29

Una de las numerosas cascadas de agua que irrigan la Reserva Morombí, foto tomada en horas de la noche a pesar de la dificultad de la neblina. (Elton Núñez)

Una de las numerosas cascadas de agua que irrigan la Reserva Morombí, foto tomada en horas de la noche a pesar de la dificultad de la neblina. (Elton Núñez)

En una visita a los arroyos de la Reserva Morombí durante la noche nos encontramos con un cielo estrellado y tuvimos tiempo de fotografiarlo antes de que la luna lo invada con su brillo. (Elton Núñez)

En una visita a los arroyos de la Reserva Morombí durante la noche nos encontramos con un cielo estrellado y tuvimos tiempo de fotografiarlo antes de que la luna lo invada con su brillo. (Elton Núñez)

Una pareja de carpinteros campestres (Colaptes campestris), también conocidos como Ypekú Ñú, se alimentan de un takurú o nido de termitas, en medio de un pastizal. (Tetsu Espósito).

Una pareja de carpinteros campestres (Colaptes campestris), también conocidos como Ypekú Ñú, se alimentan de un takurú o nido de termitas, en medio de un pastizal. (Tetsu Espósito).

Amanece en nuestro camino hacia la Reserva Morombí, los fuertes rayos del sol arrasan con la neblina restante de la fría noche anterior. (Elton Núñez)

Amanece en nuestro camino hacia la Reserva Morombí, los fuertes rayos del sol arrasan con la neblina restante de la fría noche anterior. (Elton Núñez)

En uno de los recorridos por los bosques de la Reserva Morombí, encontramos esta pequeña laguna. (Tetsu Espósito).

En uno de los recorridos por los bosques de la Reserva Morombí, encontramos esta pequeña laguna. (Tetsu Espósito).

En los pastizales del camino a la Reserva Morombí se pueden ver escarchas y mucha neblina como vestigios de frías noches. (Elton Núñez)

En los pastizales del camino a la Reserva Morombí se pueden ver escarchas y mucha neblina como vestigios de frías noches. (Elton Núñez)

Alberto Esquivel, el biólogo al que acompañamos en su recorrido por la reserva, chequea distintos cantos de aves en su smartphone. (Tetsu Espósito).

Alberto Esquivel, el biólogo al que acompañamos en su recorrido por la reserva, chequea distintos cantos de aves en su smartphone. (Tetsu Espósito).

Una especie de mariposa monarca del sur (Danaus erippus) se posa en las ramas del bosque de la Reserva Morombí, extendiendo sus alas. Tiene costumbres migratorias y últimamente es noticia en el mundo científico con respecto a su conservación y peligros de extinción. (Elton Núñez)

Una especie de mariposa monarca del sur (Danaus erippus) se posa en las ramas del bosque de la Reserva Morombí, extendiendo sus alas. Tiene costumbres migratorias y últimamente es noticia en el mundo científico con respecto a su conservación y peligros de extinción. (Elton Núñez)

Troperos de la estancia dentro de la cual se encuentra la Reserva Morombí, arrean ganado rumbo a la tranquera. (Tetsu Espósito)

Troperos de la estancia dentro de la cual se encuentra la Reserva Morombí, arrean ganado rumbo a la tranquera. (Tetsu Espósito)

Los lapachos florecidos contrastan el verde del bosque con sus increíbles colores. (Tetsu Espósito).

Los lapachos florecidos contrastan el verde del bosque con sus increíbles colores. (Tetsu Espósito).

A medida que el sol se levanta y aplica más temperatura al bosque se pueden ver pequeños despojos de vapor desde las plantas que habitan en la Reserva Morombí. (Elton Núñez)

A medida que el sol se levanta y aplica más temperatura al bosque se pueden ver pequeños despojos de vapor desde las plantas que habitan en la Reserva Morombí. (Elton Núñez)

Una pareja de horneros trabaja arduamente para terminar el nido, que vuelven a construir todos los años, quedando el que utilizaron para refugio de otras especies de aves. (Tetsu Espósito).

Una pareja de horneros trabaja arduamente para terminar el nido, que vuelven a construir todos los años, quedando el que utilizaron para refugio de otras especies de aves. (Tetsu Espósito).

Un altísimo árbol puede verse a lo lejos entre las neblinas mientras está amaneciendo en las afueras de la Reserva Morombí. (Elton Núñez)

Un altísimo árbol puede verse a lo lejos entre las neblinas mientras está amaneciendo en las afueras de la Reserva Morombí. (Elton Núñez)

El loro hablador chaqueño (Amazona aestiva xanthopteryx) realiza una danza de apareamiento en la copa de un árbol, dejando ver su colorido plumaje. (Tetsu Espósito)

El loro hablador chaqueño (Amazona aestiva xanthopteryx) realiza una danza de apareamiento en la copa de un árbol, dejando ver su colorido plumaje. (Tetsu Espósito)

Las gotas de rocío que sobran en las hojas hacen rebotar las luces del sol, en una fría mañana de recorrido por el bosque de la Reserva Morombí. (Elton Núñez)

Las gotas de rocío que sobran en las hojas hacen rebotar las luces del sol, en una fría mañana de recorrido por el bosque de la Reserva Morombí. (Elton Núñez)

Los altos pastizales de la Reserva Morombí también albergan una gran cantidad de ñandús (Rhea americana). Se alimenta principalmente de hierbas, semillas, frutos, insectos, pequeños reptiles y pueden alcanzar 1.80 metros de altura. (Tetsu Espósito)

Los altos pastizales de la Reserva Morombí también albergan una gran cantidad de ñandús (Rhea americana). Se alimenta principalmente de hierbas, semillas, frutos, insectos, pequeños reptiles y pueden alcanzar 1.80 metros de altura. (Tetsu Espósito)

Una pareja de cuervos negros o Yryvu hû (Coragyps atratus) se posa en la copa de los arboles para una parada durante sus sobrevuelos muy altos sobre la Reserva Morombí. (Elton Núñez)

Una pareja de cuervos negros o Yryvu hû (Coragyps atratus) se posa en la copa de los arboles para una parada durante sus sobrevuelos muy altos sobre la Reserva Morombí. (Elton Núñez)

El picaflor común también conocido como mainumby y por su nombre científico chlorostilbon aureoventris, es parte de una leyenda de amor guaraní. (Tetsu Espósito)

El picaflor común también conocido como mainumby y por su nombre científico chlorostilbon aureoventris, es parte de una leyenda de amor guaraní. (Tetsu Espósito)

Rayos del sol penetran el bosque de la Reserva Morombí en nuestro primer día de cacería fotográfica. (Elton Núñez)

Rayos del sol penetran el bosque de la Reserva Morombí en nuestro primer día de cacería fotográfica. (Elton Núñez)

El bosque de la Reserva Morombí contiene una gran diversidad de aves, así como árboles de gran altura. (Tetsu Espósito)

El bosque de la Reserva Morombí contiene una gran diversidad de aves, así como árboles de gran altura. (Tetsu Espósito)

Un Sturnella superciliaris se posa sobre los arbustos camino a la Reserva Morombí. Le gusta habitar entre las plantas bajas, cerca de plantaciones y áreas más despejadas. (Elton Núñez)

Un Sturnella superciliaris se posa sobre los arbustos camino a la Reserva Morombí. Le gusta habitar entre las plantas bajas, cerca de plantaciones y áreas más despejadas. (Elton Núñez)

Dentro de la reserva se pueden encontrar muchas lagunas, ríos y arroyos, algunas con una gran población de planta acuáticas. (Tetsu Espósito)

Dentro de la reserva se pueden encontrar muchas lagunas, ríos y arroyos, algunas con una gran población de planta acuáticas. (Tetsu Espósito)

El tero real (Himantopus melanurus), ya sale a buscar alimentos bien temprano en la mañana por las aguadas de la Reserva Morombí. Tiene una hermosa apariencia y vuelo. (Elton Núñez)

El tero real (Himantopus melanurus), ya sale a buscar alimentos bien temprano en la mañana por las aguadas de la Reserva Morombí. Tiene una hermosa apariencia y vuelo. (Elton Núñez)

Un Coludo Grande (Emberizoides herbícola), se expone al sol en las primeras horas de la mañana, rumbo a la Reserva Morombí. Un ave que caza insectos y consume semillas; busca alimento en el suelo y es muy territorial. (Tetsu Espósito)

Un Coludo Grande (Emberizoides herbícola), se expone al sol en las primeras horas de la mañana, rumbo a la Reserva Morombí. Un ave que caza insectos y consume semillas; busca alimento en el suelo y es muy territorial. (Tetsu Espósito)

Contratistas se trasladan temprano en la mañana hacia las obras donde construyen torres de transmisión de energía para llevar electricidad a las ciudades atravesando el área que compone la Reserva Morombí. (Elton Núñez)

Contratistas se trasladan temprano en la mañana hacia las obras donde construyen torres de transmisión de energía para llevar electricidad a las ciudades atravesando el área que compone la Reserva Morombí. (Elton Núñez)

El sol se oculta lentamente en el horizonte boscoso de la Reserva Morombí, dándonos tiempo para sacarle un retrato. (Elton Núñez)

El sol se oculta lentamente en el horizonte boscoso de la Reserva Morombí, dándonos tiempo para sacarle un retrato. (Elton Núñez)

La paloma picazuró (Patagioenas picazuro) nos mira desde la altura buscando sol, le gusta el bosque y los pastizales. (Elton Núñez)

La paloma picazuró (Patagioenas picazuro) nos mira desde la altura buscando sol, le gusta el bosque y los pastizales. (Elton Núñez)

Contratistas trabajan elevando una torre de transmisión de energía eléctrica como parte del proyecto “LINEA LT 220 kV Itakyry - Curuguaty" de la ANDE" que atraviesa una parte de la Reserva Morombí. (Elton Núñez)

Contratistas trabajan elevando una torre de transmisión de energía eléctrica como parte del proyecto “LINEA LT 220 kV Itakyry – Curuguaty” de la ANDE” que atraviesa una parte de la Reserva Morombí. (Elton Núñez)

Un tingazú (Piaya cayana) busca altura para tomar sol mientra nos observa curioso en una fría mañana en la Reserva Morombí. (Elton Núñez)

Un tingazú (Piaya cayana) busca altura para tomar sol mientra nos observa curioso en una fría mañana en la Reserva Morombí. (Elton Núñez)

Alberto Esquivel, biólogo y ornitólogo que nos ayudó a llegar hasta esta hermosa Reserva Morombí. Tuvimos el placer de acompañarlo en su trabajo de monitoreo de especies y documentación, trabajo al que se dedica constantemente para varias organizaciones de conservación. (Elton Núñez)

Alberto Esquivel, biólogo y ornitólogo que nos ayudó a llegar hasta esta hermosa Reserva Morombí. Tuvimos el placer de acompañarlo en su trabajo de monitoreo de especies y documentación, trabajo al que se dedica constantemente para varias organizaciones de conservación. (Elton Núñez)

Comenta aqui desde tu cuenta de Facebook

Deja un comentario