El ecosistema verde de la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú

Elton Núñez



Compartir en

La Reserva Natural del Bosque Mbaracayú se encuentra a 320 kilómetros de la capital del Paraguay. Es un bosque subtropical denso y húmedo que mide 64,405 hectáreas y en las últimas informaciones se revela que se ha deforestado hasta un 80% de su cobertura boscosa original. Aún así se considera que el bosque Mbaracayú es uno de los pocos ecosistemas que se conservan y posee una de las mayores biodiversidades.

La situación en el que se encuentra este bosque no es favorable en los últimos tiempos, la indiscriminada deforestación y caza furtiva de animales ponen en peligro la supervivencia de especies únicas de la región. El ritmo en el que el bosque se ha disminuido es alarmante y todo lo que podemos hacer para recuperar es cuidar lo poco que queda, educar a todas las generaciones acerca de la importancia de mantener es vital.

En el fin de semana largo de agosto, hicimos una visita a la reserva, prestamos atención específicamente a la vida verde y abundante que posee este bosque, retratamos algunas situaciones para comprender el valor de las plantas, animales, suelo y agua que componen este hermoso bosque.

Te invitamos a dar un paseo por la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú a través de estas 31 fotografías, sin dejar de instar a que todos alguna vez debamos ir personalmente a vivir la experiencia de explorar su bosques y enamorarnos de ella.

Share This:

Una tormenta se acerca desde el sur hacia el complejo hotelero de la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú el pasado 12 de agosto. (Elton Núñez).

Frutas de árboles silvestres aún verdes son vistas en el bosque Mbaracayú. (Elton Núñez).

Visitar la reserva Mbaracayú tiene muchas recompensas, como es vivir noches estrelladas y serenas (cuando no hay luna). Sin embargo, en días de luna, la noche del bosque revive y los animales se manifiestan. (Elton Núñez).

El camino a la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú desde la ciudad de Curuguaty es aún de tierra, sin embargo hay algunas atracciones naturales que pueden disfrutarse como este túnel. Se estima que habrá ruta asfaltada en los próximos 2 años, lo que facilitará mucho la llegada de nuevos turistas hasta la reserva. (Elton Núñez).

A solo metros del Salto Karapá, los visitantes pueden llegar hasta un mirador que cautiva a los turistas. Desde el mismo, es posible observar al famoso pájaro campana, posado en la copa de los árboles más altos del bosque. (Elton Núñez).

Una fría mañana asciende en la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú, la baja temperatura no frena las actividades de aves y animales silvestres. Los amaneceres son ideales para explorar el bosque y visualizar la actividad salvaje. (Elton Núñez).

Un Surucuá común (Trogon surrucura), se posa en las ramas de los árboles y realiza un recorrido visual de 360 grados a su alrededor para detectar alguna presa para alimentarse, le gusta los insectos y gusanos. (Elton Núñez).

Mariana y Marciana, ambas alumnas del último año del Centro Educativo Mbaracayú, conversan a los pies del Salto Karapá, un atractivo turístico ubicado al noroeste de la reserva, compone una de las actividades obligatorias para todo turista. (Elton Núñez).

Una urraca común (Cyanocorax chrysops), se posa en las ramas bajas de los árboles del bosque Mbaracayú, le gusta las frutas y es muy inquieta. Se pasa de rama en rama en busca de alimento con su vuelo silencioso. (Elton Núñez).

El hotel dentro de la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú posee dependencias cómodas para los visitantes, incluso un comedor al aire libre que permite al visitante disfrutar de la naturaleza mientras aprovecha el desayuno. (Elton Núñez).

Una mariposa bebe agua de una gota, en una rama, cuando ya amaneció en el bosque Mbaracayú. (Elton Núñez).

Una pequeña araña se ubica en el centro de su red para sentir en cualquiera de sus patas alguna vibración a lo largo del tejido cuando una presa es atrapada. (Elton Núñez).

Un letrero enseña con datos curiosos la importancia de prestar atención, hacer silencio y observar atentamente la vida salvaje en el sendero Aguara'i, este sendero forma parte de las muchas actividades que se pueden llevar a cabo durante la estadía en la reserva natural. Los carteles fueron diseñados e instalados por la fundación Moisés Bertoni en su misión de educar y conservar. (Elton Núñez).

Un sapo se ocultaba entre las hojas húmedas del bosque, luego de una noche lluviosa. (Elton Núñez).

Una de las paradas del sendero Aguara'i deja ver una entrada a otro recorrido más cerrado a través de un puente sobre el río Jejuimí, en este otro sendero se puede ingresar únicamente con la compañía de un guarda parque, ya que presenta varios peligros desde extravíos hasta encuentro con animales salvajes. (Elton Núñez).

El Arasarí Fajado (Pteroglossus castanotis) vuela para trasladarse de copa en copa en un frío amanecer en la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú. (Elton Núñez).

Todo tipo de plantas pueden ser vistos durante una caminata por los senderos del bosque Mbaracayú, el color verde se nota más fuerte luego de las refrescantes lluvias. (Elton Núñez).

En las expediciones por el bosque de la reserva Mbaracayú, hay varias oportunidades de pararse frente a árboles gigantes como el de esta fotografía, este Yvyra pytã de casi 200 años es abrazado tradicionalmente por los aventureros, así lo indica un letrero a sus pies. (Elton Núñez).

A solo metros del Salto Karapá, los visitantes pueden llegar hasta un mirador que cautiva a los turistas. Desde el mismo, es posible observar al famoso pájaro campana, posado en la copa de los árboles más altos del bosque. (Elton Núñez).

Puentes de madera fueron instalados para cruzar los arroyos cristalinos del bosque Mbaracayú, facilitando el caminar de los que se animan (independientemente de la edad) a hacer expediciones en lo más profundo del monte. (Elton Núñez).

Una Lechucita común (Megascops choliba) vigila el bosque desde una rama, esperando por una presa para cazar. En una noche lluviosa, la lechuza se refugia bajo los árboles y no interrumpe su caza. (Elton Núñez).

Los hongos en el tronco de los árboles (Trametes versicolor) son como adornos del bosque. En el bosque Mbaracayú se pueden ver una variedad incontable de hongos, algunos con formas muy curiosas y otros de colores vívidos. (Elton Núñez).

Otro puente de madera que facilita a los turistas realizar la caminata por el sendero Aguara'i, un trayecto de 1300 metros totalmente guiado y con muchas señalizaciones que enseñan los secretos del bosque. (Elton Núñez).

Otro detalle del bosque verde del Mbaracayú, plantas pequeñas muy verdes, musgos, hongos y helechos forman parte de una vegetación húmeda y abundante. (Elton Núñez).

Todo tipo de plantas pueden ser vistos durante una caminata por los senderos del bosque Mbaracayú, el color verde se nota más fuerte luego de las refrescantes lluvias. (Elton Núñez).

La copa de los árboles más altos del bosque Mbaracayú son las primeras en recibir los rayos del sol al amanecer. (Elton Núñez).

Una de las actividades turísticas de la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú consiste en decender por una larga escalera hasta la base del Salto Karapá, la reserva cuenta con la infraestructura y equipos de seguridad para que los visitantes puedan disfrutar de las atracciones sin pormenores. (Elton Núñez).

La Catita enana (Forpus xanthopterygius) sube a lo alto de los árboles para recibir el calos de los rayos del sol durante una fria mañana en la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú. (Elton Núñez).

El sendero Aguara'i de la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú, tiene 1300 metros de recorrido, está guiado por carteles y es rico en atracciones naturales. Los carteles fueron diseñados e instalados por la fundación Moisés Bertoni en su misión de educar y conservar. En la reserva existen varios otros senderos, algunos inexplorados que esconden la majestuosa naturaleza verde y viva. (Elton Núñez).

La copa de los árboles más altos del bosque Mbaracayú son las primeras en recibir los rayos del sol al amanecer. (Elton Núñez).

Camino al Salto Karapá, desde la reserva Mbaracayú, se puede ver el epicentro de la producción de la materia prima para la creación de rutas que comprende el proyecto rutero desde Ypehú asta la ciudad de Curuguaty. Cuando este proyecto termine, tendremos llegada hasta la reserva totalmente por ruta asfaltada. (Elton Núñez).

Comenta aqui desde tu cuenta de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *