_TET9785

Reserva Natural del Bosque Mbaracayú

Tetsu Espósito



Compartir en

La Reserva Natural del Bosque Mbaracayú (RNBM) con sus 64.405 hectáreas, es uno de los sitios con mayor diversidad biológica del Paraguay. En noviembre de 2000, la UNESCO designó a la Cuenca Alta del Río Jejuí (área de 322.850 hectáreas que circunda a la RNBM) como Reserva Mundial de la Biosfera, la primera en Paraguay. La Reserva Natural del Bosque Mbaracayú es el área núcleo de dicha Reserva Mundial de la Biosfera, constituyendo una reserva natural privada administrada por la Fundación Moisés Bertoni. Está área es la mayor masa continua del Bosque Atlántico del Alto Paraná en el Paraguay, además de ser el área protegida mejor manejada del país.

La reserva está ubicada en el departamento de Canindeyú a unos 315 Km. de la ciudad de Asunción, conduciendo por la Ruta Nro. 3 hasta la Ciudad de Santaní y luego por la Ruta 10, hasta la Ciudad de Curuguaty, desde donde se inicia un trayecto de 70 kilómetros de caminos de tierra. La reserva cuenta con 13 habitaciones con todas las comodidades, además de servicio de gastronomía con platos típicos, ofreciendo una gran comodidad a sus visitantes.

La reserva permite un sinnúmero de actividades como paseos en canoa por el Río Jejui-mi, recorrer varios senderos en el bosque, paseos en bicicleta, observación de cientos de especies de aves, hacer paseos nocturnos con observación de astros, ver la Cordillera del Mbaracayú, contemplar las espectaculares cascadas del Salto Karapá, entre otras.

Debido a su diversidad existe una gran variedad de flora y fauna, entre las que se destacan 114 especies de flora de gran importancia, así como aproximadamente 400 especies de aves siendo una de las mas importantes el pájaro campana, lo cual la convierten en un lugar infaltable para los amantes de la naturaleza.

Para más información sobre visitas a la reserva, pueden ingresar a su sitio

El arasarí banana, tucán banana o pteroglossus bailloni. Es único entre los tucanes, por su color azafrán y un ave que se encuentra en peligro de extinción en Paraguay. (Oscar Bordón)

Una cascada va anticipando la llegada al salto de agua más importante de la cordillera de Mbaracayú, el Salto Carapá. (Elton Núñez)

Una funcionaria del complejo hotelero de la Reserva del Mbaracayú abraza a uno de los árboles más antiguos del bosque durante un paseo guiado, enseñando a los visitantes la importancia del cuidado de los bosques nativos. Las personas que se encargan de las charlas son estudiantes del centro educativo Mbaracayú, institución que reúne a jóvenes y los instruye en materias de agronomía sustentable, turismo interno y hotelería. (Elton Núñez)

Los rayos del sol iluminan esta pequeña filicopsida que permite ver sus detalles en esta fotografía macro. (Tetsu Espósito)

Un guardabosques de la Reserva Natural "Mbaracayú" de la Fundación Moisés Bertoni, posa para la foto mientras estaba preparándose para salir al bosque a realizar patrullaje. Entre sus responsabilidades está el trabajo de cubrir la reserva, junto con sus compañeros, una extensión de 64.405 hectáreas, con ciclos de vigilancia que llevan entre 15 a 20 días completar, también establecen campamentos para observación de las especies durante semanas, además ofrecen protección de áreas que limitan la reserva para repeler cazadores, traficantes de rollos, cultivadores de marihuana, delincuentes, etc. (Elton Núñez)

Las libélulas se alimentan de insectos, son valiosas como depredadores controlando las poblaciones de mosquitos y moscas, los cuales son transmisores de enfermedades como el dengue. (Tetsu Espósito)

Una abertura en medio del bosque en uno de los senderos que conduce al Salto Karapá (Tetsu Espósito)

El carpintero arcoíris o carpintero de frente amarilla, cuyo nombre científico es Melanerpes flavifrons, se alimenta principalmente de frutas y además caza insectos y sus larvas. (Oscar Bordón)

La luna llena ilumina el horizonte en las últimas horas de la tarde. (Tetsu Espósito) Un grupo de gusanos realizan un recorrido juntos por el suelo, según investigaciones este comportamiento es para protegerse de los depredadores o para comunicarse durante el viaje. (Tetsu Espósito)

El carpintero arcoíris o carpintero de frente amarilla, cuyo nombre científico es Melanerpes flavifrons, se alimenta principalmente de frutas y además caza insectos y sus larvas. (Oscar Bordón) Don Ramón, campesino, transporta carbón vegetal a la ciudad de Curuguaty, él mismo se encarga de la fabricación del carbón, nos comentó que es un negocio de la familia desde hace muchos años. Con la ayuda de sus dos bueyes se dirige lentamente a la ciudad en un viaje de aproximadamente medio día. (Elton Núñez)

Una liana (trepadora) del tipo "leñosa" se parece a una cuerda a simple vista. En los bosques de la Reserva del Mbaracayú las plantas que germinan en el suelo necesitan de un soporte para elevarse y conseguir luz para sobrevivir debido a los abundantes árboles que compiten en altura.  (Elton Núñez) Uno de los senderos de aproximadamente 5 kilómetros, lleva hasta un mirador sobre la copa de un árbol. (Tetsu Espósito)

Todo tipo de hongos se pueden observar recorriendo los senderos y prestando atención. (Tetsu Espósito) En los distintos senderos habilitados para recorrer también nos encontramos con gran variedad de mariposas. Aqui podemos observar a la especie Diaethria clymena, con el característico número 88. (Oscar Bordón)

Un puente colgante se extiende a lo largo de un pequeño afluente del río Jejuí, durante el paseo guiado los funcionarios de la reserva van explicando que en dicho río se realiza paseos en canoas y hasta cultivo de camarones de río. (Elton Núñez)

Los hongos de todo tipo ayudan a acelerar la descomposición de los desechos del bosque y continúan con el ciclo de vida. (Tetsu Espósito)

Vista del ecosistema de bosques desde las alturas de las cordilleras del Mbaracayú, entre bosques densos y parcelas de cultivos de repente pueden verse viviendas aisladas. (Elton Núñez)

Con la fotografía macro podemos observar los detalles del bosque, como este pequeño insecto posado sobre un degradé de color. (Tetsu Espósito)

El Salto Karapa es otra de las grandes atracciones de la reserva y se encuentra a pocos kilómetros de Ypehú, en la frontera con Brasil. (Tetsu Espósito)

El tucancito de pico maculado o arasarí chico, con el nombre científico Selenidera maculirostris, es un ave nativa de Brasil, Bolivia, Paraguay y el norte de Argentina. (Oscar Bordón)

El rocío de la mañana y la humedad hacen del Bosque de Mbaracayú un lugar lleno de vida y un ecosistema para cientos de especies de plantas y animales. (Tetsu Espósito)

En los distintos senderos para recorrer los bosques de Mbaracayú hay vida en cada rincón. (Tetsu Espósito)

En los bosques húmedos del Mbaracayú crecen todo tipo de plantas, músgos y líquenes son la constante en los troncos de los grandes árboles. (Tetsu Espósito)

Un surucuá se apresta a iniciar vuelo y se aprecia el colorido de su plumaje. (Tetsu Espósito)

Comenta aqui desde tu cuenta de Facebook

2 respuestas a “Reserva Natural del Bosque Mbaracayú”

  1. Lucas Berrios dice:

    Excelente el trabajo que estan haciendo. Si podemos ayudar en algo , dejemen saber…

  2. Lorena dice:

    Excelentes las fotografías! ?como puedo contactar con ustedes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *