12803730393_71fcd9ed7e_o

Experimentando el Chaco Salvaje

Elton Núñez



Compartir en

Un yakaré permanece sigiloso en el pantano esperando que algún ave o pez distraído se cruce en su camino para alimentarse. Una de las mayores satisfacciones es observar a este reptil de cerca durante una expedición. (Tetsu Espósito)

Un perro descansa en el suelo chaqueño mientras caía la noche en el Parque Nacional Defensores del Chaco. (Tetsu Espósito)

La serpiente de cascabel o mboi chini (Crotalus durissus) es dueña de una neurotoxina con 75% de mortalidad en caso de que la persona mordida no sea tratada. Esta fotografía tan cercana fue posible gracias a que teníamos cerca a profesionales en manejo de serpientes quienes nos asesoraban. Las serpientes venenosas muerden como mecanismo de defensa cuando se sienten amenazadas, en su naturaleza no está el acechar y atacar al hombre. (Tetsu Espósito)

Un caballo sin domar nos observa atento mientras pasábamos durante la tarde por una estancia a kilómetros del Parque Nacional Defensores del Chaco. (Tetsu Espósito)

Una curiosa langosta (Staleochlora viridicata) se posa en las ramas de una planta exhibiendo sus intensos colores verde y amarillo. (Tetsu Espósito)

El Palo Borracho, o Samu'u, es el árbol que identifica al Chaco Paraguayo, en esta fotografía se puede ver 4 árboles compartiendo las mismas raíces. (Tetsu Espósito)

Una pequeña serpiente intenta escaparse de nuestras manos mientras analizamos sus características a pesar de su corta edad. (Tetsu Espósito)

Sabine Vinke (Paraguay) y Nick Baker (Reino Unido) se adentran en los pastizales del chaco paraguayo en busca de especies interesantes, a Nick le sorprendió ver algunas especies que no es común en otros países como nuestros reptiles y cotorras que hacen nidos colectivos. (Tetsu Espósito)

Una joven tarántula fue vista en el Fortín Toledo, al comienzo de una actividad denominada comunmente "reflectoreada", con el objeto de hallar e identificar especies raras en la selva chaqueña. (Tetsu Espósito)

Decenas de Taguas (Catagonus wagneri) son vistas en el Fortin Toledo, institución que trabaja por la conservación del taguá con un programa de reproducción y reintroducción a su hábitat natural. Es una especie icono del Chaco. Se consideraba extinta hasta que fue vista de nuevo en 1971. (Andrea Ferreira)

Garcitas bueyeras (Bubulcus ibis) posan en la ramas vestidas con plumaje nupcial. Estas garzas son frecuentes de encontrar cerca del ganado, ya que se alimentan de los insectos que encuentran gracias al pastoreo del ganado. (Tetsu Espósito)

La vía láctea fotografiada durante una noche de cielo abierto en uno de los campamentos de la expedición por la región chaqueña. (Tetsu Espósito)

Silvino González, guardaparques del "Parque Nacional Defensores del Chaco" y "Parque Nacional Río Negro" en Bahía Negra, recorre diariamente largas distancias para proteger el territorio de los cazadores furtivos que amenazan las especies que el parque protege. Es el único guardaparques de la región, cuya responsabilidad es cuidar 780.000 hectáreas en total. (Andrea Ferreira).

Una rana "monito" (Phyllomedusa sauvagii) fue descubierta posando en una rama durante una noche de "reflectoreada". Estas y otras especies de anfíbios son los favoritos del naturalista británico y presentador de televisión Nick Baker. (Tetsu Espósito)

La lechuza chaqueña (Strix chacoensis), esta lechuza es principalmente nocturna y crepuscular, descansa el resto del día en ramas y huecos de los árboles, e incluso en el suelo. Aunque no es una especie amenazada, sus poblaciones son vulnerables a los cambios de hábitat  (Tetsu Espósito)

Ramas secas de antiguos árboles siguen de pie a pesar del tiempo. La salinidad del terreno y la sequía son factores que aportan al deceso de algunos árboles. Sin embargo sirven de morada y estadía para muchas aves. (Tetsu Espósito)

"Frogging" la búsqueda de ranas y sapos, fue bastante exitosa en el Parque Tte. Enciso donde, entre la variedad de especies, se destaca el Kururú alambrado (Rhinella schneideri), que por su gran tamaño cautivó la atención de Baker, quién incluso se tomo su primera "selfie" ya que no podía dejar pasar la oportunidad. (Tetsu Espósito)

Un cálido atardecer puede verse en cualquier parte del territorio chaqueño, los rayos del sol se filtran por las ramas de los arbustos bajos situándonos en un ambiente tranquilo, silencioso y relajante. (Tetsu Espósito)

Aguilucho alas largas (Buteo albicaudatus). Esta especie de aguilucho migra desde Norte América hasta el sur de Argentina, es posible verlo en todo el territorio paraguayo, principalmente en bosques secos, campos cerrados y pastizales. Se alimentan de pequeños mamíferos, aves y reptiles. (Tetsu Espósito)

Predominancia del color marrón puede verse durante un recorrido por la Reserva Natural Campo Iris en ciertas épocas de sequía. Aún puede verse restos de la Guerra del Chaco. La Reserva Natural Campo Iris, es propiedad de Guyra Paraguay gracias al World Land Trust en la búsqueda de conservar hábitats del Chaco Seco. Campo Iris es muy importante para las comunidades indigenas ya que se encuentra una de las pocas aguadas donde puede colectar agua dulce. (Andrea Ferreira)

Nick tiene una fascinación especial con las criatura extrañas y particularmente los armadillos, según él, Paraguay es el paraíso de los armadillos por tener la mayor variedad de especies. Normalmente son muy frecuentes de encontrar cuando uno viaja por el chaco, pero en este viaje en particular se hicieron muy difíciles de observar, por lo que este armadillo peludo (Chaetophractus villosus) fue el éxito del viaje. (Tetsu Espósito)

Tapiti boli (Dolichotis salinicola). Si bien no es un conejo, se le dice tapiti por su apariencia. Es un roedor mediano, que vive solo en Argentina, Paraguay y Bolivia. Viven en pequeños grupos y es bastante común verlo en el chaco seco en horas de la tarde. (Tetsu Espósito)

Cactus y Algarrobos conforman mayormente la flora del Alto Chaco, sin embargo es sorprendente la cantidad de otras especies que pueden ser clasificadas en este tipo de ecosistema. (Andrea Ferreira)

Rana coralina (Leptodactylus laticeps). Esta especie vive en las madrigueras profundas de las vizcachas y roedores. Se alimenta de otras ranas pequeñas y artrópodos, e incluso algunos tienen la habilidad de imitar el canto de las ranas de las que se alimenta. Su piel libera unas secreciones que pueden causar reacciones alérgicas ante el contacto. (Tetsu Espósito)

Cotorrita común (Myopsitta monachus) comunes para quienes vivimos en Paraguay, motivo por el cual no prestamos atención a la increíble obra de arquitectura que realizan estas aves. A diferencia de otras especies de loros, estas construyen nidos y lo hacen en forma conjunta formando una gran estructura de ramitas, donde cada pareja tiene su propio nido. (Tetsu Espósito)

Una imagen de la rotación de nuestro planeta visto desde un punto fijo, con la técnica de fotografía "star trail" se pueden dibujar sorprendentes círculos, las noches del chaco ofrecen el escenario perfecto para este tipo de tomas fotográficas. (Tetsu Espósito)

Saltamontes negros son vistos en los empalizados y los postes que limitan los terrenos en el Chaco, estos curiosos saltamontes se agrupan para protegerse de los depredadores, también poseen toxinas. (Tetu Espósito)

Chinchero grande (Drymornis bridgesii). Es de la familia de los trepatroncos (se mueven por los árboles como pájaros carpinteros) y posee un pico largo y curvo con el que extrae insectos para alimentarse. Es una especie chaqueña y de gran interés para los observadores de aves. (Tetsu Espósito)

La Mantis religiosa, capaz de imitar a una rama o las hojas de las plantas con el objetivo de emboscar a su presa. (Tetsu Espósito)

Nick Baker lleva un recuerdo del macizo Cerro León, una formación geológica única en el Chaco. Ocupa unos 40 km de diámetro y está constituida por una sucesión de numeroso cerros. Vista desde el cielo a través de imágenes satelitales podría decirse que su forma se asemeja a la de un cerebro. (Tetsu Espósito)

La luna menguante se revela en el cielo durante un atardecer en el chaco paraguayo. (Tetsu Espósito)

Vista de un tajamar y el atardecer durante una estadía en el Parque Nacional Defensores del Chaco. (Tetsu Espósito)

Los buenos caminos también tienen sus efectos negativos para la fauna nativa. Una gran cantidad de animales son atropellados en las rutas por la rápida velocidad que estos caminos en buen estado permiten conducir. En esta foto se encuentra una Boa constrictora, una serpiente que puede llegar a medir 1.5 metros. (Tetsu Espósito)

Comenta aqui desde tu cuenta de Facebook

3 respuestas a “Experimentando el Chaco Salvaje”

  1. Alberto dice:

    Hermosas fotos.
    Es un grande el señor Baker. Me gustaría conocerlo en persona algún día.

  2. Adriana dice:

    Hermoso paisaje y las fotos son impresionantes!

  3. ernesto dice:

    fotos espectaculares!!!!

Deja un comentario